Wednesday, August 6, 2008

¿Qué me dice doctora? ¿Le apetece dar un paseo?

Seguramente las palabras que titulan este post sean unas de las que mayores estremecimientos me han provocado en mi vida. Pertecen a la película Contact, de Robert Zemeckis, en ella se narra la revolución que provoca la recepción del primer mensaje de origen extraterrestre. La película trata de reflejar la visión del Universo de uno de los personajes más famosos e interesantes de estos temas, el ya desaparecido Carl Sagan.

Carl Sagan (1934-1996) en la Sociedad Planetaria

No se puede negar que estamos ante una película interesante, no es la típica que se centra únicamente en la psicosis de establecer contacto con unos seres benévolos, malignos o amenazadores. El asunto va por otros derroteros. No sé qué es lo que opinaba realmente Sagan de todo este asunto, algún día tendré que echarle un vistazo a su serie titulada Cosmos, donde daba rienda suelta a sus ambiciones. Pero en este caso, se discute en muchas ocasiones el conflicto religión-ciencia, aunque sin demasiada profundidad. En todo momento, mientras se avanza en las investigaciones sobre el contacto, surgen discusiones entre los protagonistas donde echan de mano de estos dos conceptos, en ocasiones como si fuesen armas, separándolos en su totalidad. La lucha está reflejada especialmente en la pareja protagonista. Jodie Foster, que interpreta a la doctora Arroway desde el lado más estoico de la ciencia, y Matthew McConaughey, como el reverendo New Age Palmer Joss. Irónicamente, son estos dos los personajes más intimamente unidos y los que hacen intentos de descubrir las posturas del otro. Todo seguirá así hasta el apoteósico final, donde se ponen a prueba todas las creencias del ser humano y el temor a lo que se puede encontrar al otro lado. El final no tiene desperdicio, y para mí en concreto, tiene un gran significado.

Personalmente no comulgo con muchas de las ideas de la película, no comparto la visión extremista, e infantil, que se da a la religión ni tampoco la visión elitista de la ciencia, que parece no admitir otras conclusiones que no sean las suyas propias. Entender el Universo implica tener en cuenta todas las esferas del conocimiento, que son muchas más que ciencia y religión. No creo que una ciencia nos aclare todo lo que queremos saber, que es el Todo. Del mismo modo ocurre con la religión.

Por otra parte Carl Sagan pertenece a un grupo con el que me habría llevado bastante bien. En él incluyo a personajes como Arthur C. Clarke, otro de los padres de la Ciencia Ficción Dura. Creo que compartíamos esa ambición de salir de esta esfera azul que flota en la nada y llegar cada vez más lejos. La frase que mencionaba antes proviene de la escena en que John Hurt le hace la propuesta a Jodie Foster de probar si realmente pueden llegar hasta una nueva frontera. Cualquiera de nosotros se emocionaria con ella y la única palabra que podría articular seria "Sí".

¿Vale la pena intentarlo? (Imagen de Contact)

El hombre es una criatura fantástica, capaz de imaginar cualquier cosas susceptible de ocurrir. Y yo imagino a las primeras personas que vean las tormentas de la noche joviana, como en 2001. O la primera generación que nazca y muera fuera de la Tierra. Y quizás el conocimiento con otras criaturas ajenas a nuestra propia rama de la vida. Sería emocionante. Hay demasiadas estrellas como para aburrirse. El mismo Isaac Asimov en sus novelas no pudo llegar más lejos que esta Galaxia. Si el ser humano siempre ha superado a los escritores de Ciencia Ficción, que se lo digan a Julio Verne, a saber hasta donde podremos llegar.

Urano y la Tierra

Si algún día podéis ver esta película, espero que compartáis ese sueño. La búsqueda de verdades más allá de nuestro cielo azul. Un saludo.

5 comments:

Vicent said...

...ni tampoco la visión elitista de la ciencia, que parece no admitir otras conclusiones que no sean las suyas propias.

Es que si la ciencia admitiera otras conclusiones externas a ella misma dejaría de ser ciencia.

No creo que una ciencia nos aclare todo lo que queremos saber, que es el Todo.

Si queremos estar seguros de "el Todo", la ciencia es el único camino a seguir.

Relicary's Blog said...

La verdad es que creo que limitarse a la Ciencia para querer saberlo todo es ponernos un límite. Elimina el resto de fuentes de conocimiento, desde la filosofía hasta la psicología.

El matemático Hilbert precisamente propuso una serie de problemas para conocer qué aspectos pueden ser interpretados matemáticamente y cuales no. Y algunos son que no, por ejemplo.

Todas las personas deben estar abiertas a oir otras conclusiones, pues así se puede razonar sobre ellas. Si nos limitamos a una única esfera del conocimiento, creo que nos estamos autoimponiendo imponiendo un límite.

Vicent said...

La filosofía y la psicología también se incluyen dentro de la categoría de ciencia, no sólo la matemática o la física son ciencias.

Relicary's Blog said...

Pertenecen más a humanidades. No siguen los patrones de la ciencia propiamente dicha. Sino, realmente todo es CIENCIA.

Habría que definir esa palabra.

Vicent said...

No, todo no es ciencia.

De la wikipedia: "La ciencia (del latín scientia, "conocimiento") es el conocimiento sistematizado, elaborado mediante observaciones, razonamientos y pruebas metódicamente organizadas. La ciencia se utiliza de diferentes métodos y técnicas para la adquisición y organización de conocimientos sobre la estructura de un conjunto de hechos objetivos y accesibles a varios observadores."

A mi, con esa descripción, me parece que sí pueden ser ciencias. Podemos llamarlas humanidades, pero en el fondo se sustentan sobre el método científico.