Canción de Hielo y Fuego III - Tormenta de Espadas

Bueno, tal y como me propuse, este mes de noviembre a caído el tercer volumen de la saga fantástica que la mayoría conoce como Juego de Tronos. Debo admitir que éste es el libro que más me ha gustado, aunque esta no sea una de mis sagas favoritas. Su autor George R. R. Martin se propuso al inicio escribir tres libros, pero las ideas empezaron a bullir en su mente y se vio obligado a considerar siete volúmenes en total. Me alegro.

Hay que reconocer la bestial labor que está llevando a cabo este señor con esta saga que narra la historia de varias familias en un mundo imaginado semi-medieval. Cientos de personajes desfilan entre sus páginas y nos sumerge en la intriga de quien estará vivo cuando cerremos la última página.


Si Choque de Reyes nos dejó al final de una de las batallas más importantes que dirigen el hilo argumental, el tercer volumen nos sitúa el día después de dicha batalla. Ganadores y perdedores analizan sus posiciones y cada uno de los personajes prepara sus siguientes jugadas pensando en su propio beneficio, aplicando su particular concepto de lo que está bien.

En este caso, asistimos a un juego que se aproxima más a una historia de mafiosos, mezclado con intrigas familiares en las que nadie está a salvo de verse salpicado, todo dirigido al cambio del status quo de todos los personajes. Amaremos a unos, odiaremos a todos o quedaremos sin saber qué pensar sobre un grupo de terceros. No deja de haber sorpresas. Martin narra los eventos determinantes con la misma tranquilidad como describe que un tipo echa una meada en un camino. Como la propia vida, fascina que leas un párrafo y te quedes unos pocos segundos asimilando lo que ha ocurrido, algo que ha cambiado radicalmente el sentido de la historia que se forma en nuestras mentes.

No sólo tenemos una historia principal, tenemos varias que transcurren en el mismo lapsus de tiempo. Algunas se entrecruzan, otras no. El autor consigue que no nos perdamos el hilo argumental aunque a veces no recordemos nombres propios. Y, como en los otros libros, nos deja preparado un plato con nuevos ingredientes de intriga y aventuras para el siguiente libro, sobre el cuál no tenemos ni idea de cómo transcurrirá.

Tyrion, Catelyn, Davos, Jaime, Sam o Jon... Son sólo algunos de los protagonistas de este drama, que no se parece en nada al concepto que tenemos normalemente de fantasía épica, no tiene nada que ver con Tolkien, Salvatore o Weiss. No os esperéis nada de eso. Es un libro fuerte, no se ahorra ningún detalle escabroso y la suciedad junto con la traición lo impregna todo. Fantasía para adultos pero que ha enganchado a casi todo tipo de público.

A los que han visto la serie, preparaos para las nuevas temporadas, leed los libros si podéis y veréis como se expande ese mundo, profundizando en los personajes de una forma que no puede hacer la pequeña pantalla.

Yo esperaré a leerme el cuarto libro, Festín de Cuervos, unos meses. El siguiente está en proceso de traducción y lleva el título de Danza de Dragones. Éstos dos van de la mano pues la obra se ha expandido tanto que se han hecho necesarios dos libros enteros para narrar las aventuras en el mismo lapsus de tiempo.

En fin, es el que más me ha enganchado, más fuerte pero con una intriga elaborada. Un saludo a todos.

Comments

Popular posts from this blog

Petición a la RAE

Las Cruzadas vistas por los árabes

Frases del cazador de corazón negro