Un fragmento de Tintín

Mucho tiempo hacía que no escribía por aquí. Ha sido un mes complicado, pero ya estoy de vuelta para tratar de hablar de cosas entretenidas.

El otro día tuve la fortuna de ir al cine a ver, en rigurosas 2D, "Tintín y el Secreto del Unicornio". Tengo la tentación de hablar de toda la película, pues me he leído casi todos los álbumes de este simpático personajes y durante el metraje pude identificar infinitas referencias a los cómics.

Pero no. Voy a ser breve y ponerme algo nostálgico en el que elogio una forma de rodar que echo bastante de menos. Me explico tras el salto.

Uno de los trozos más emocionantes de Tintín es la narración de una batalla naval en pleno siglo XVII entre un navío inglés y un temible barco pirata. Desde el inicio... Noche tormentosa, niebla por todos lados, marineros que observan el muro impenetrable buscando un fantasma. Hasta que surge el primer cañonazo


Spielberg y su equipo se curran unos soberbios minutos de lucha en alta mar, que para mi gusto supera con creces la saga de Piratas del Caribe. Sin perder el ritmo en ningún momento, la pelea se desarrolla con una intensidad que te mantiene pegado al asiento, con movimientos de cámara imposibles y las hazañas del capitán inglés mientras que en segundo plano sus marineros luchan encarnizadamente por su vida. Espectacular de inicio a fin hasta el apoteósico final que hace honra a la vieja expresión marina "luchar penol contra penol"

Tintín me ha parecido muy entretenida, divertida, de pasar un buen rato sin tomar el pelo a nadie, combinando fragmentos de cuatro cómics de forma coherente y que permiten disfrutar de un buen espectáculo. Si la saga se mantiene así, encantado iré a ver las dos siguientes.

La recomiendo, es un buen plan de cine para una tarde en que vuelves a ser niño.

Como siempre, aconsejo huir de las 3D que sigue siendo un sacaperras. 

Un saludo a todos.

Comments

Popular posts from this blog

Las Cruzadas vistas por los árabes

Petición a la RAE

Frases del cazador de corazón negro