Una reflexión difícil


Voy a tratar de escribir uno de los post más duros que recuerdo. Es para mi una tarea monumental, pues quiero denunciar una colección de injusticias dramáticas pero dando al final un ánimo esperanzador que nos invite a pensar en que existen soluciones.

Primero lo hechos dramáticos, trágicos, y cómo irrumpieron en mi vida.

Empiezo con el hecho de una mujer que fue quemada viva, en la calle, por su marido. En ese momento puedo decir que lo que era una verdad escondida salió a la luz de la forma más nefasta. A partir de ese día, la sociedad española se hizo eco de que el maltrato doméstico era una lacra que debía perseguirse. Y para mi también.

El siguiente es el caso de un chico muerto de un navajazo (creo recordar) en la puerta de una discoteca. El causante fue uno de los encargados de la entrada al local. A partir de ese día, la sociedad española se hizo eco de que varias profesiones similares estaban en parte a cargo de gente inadecuada, que actuaba a su libre albedrío y antojo.

El tercero es más reciente: cuatro chicas mueren aplastadas en una espantada de gente dentro de un local superpoblado. Ésto era algo que se sospechaba, por no decir que se sabía que ocurría. A partir de ese día, la sociedad española se da cuenta de que hay que actuar ante estos peligros que tienen como causa principal la acumulación de dinero.

El último ha pasado hoy cuando una mujer se ha suicidado porque la desahuciaban de su casa. Todos los programas matinales, periódicos y medios sociales de la red claman unánimes ante este comportamiento inhumano de no prestar ayuda al que está a punto de serle arrebatado el objeto que le da un derecho básico:  el derecho a una vivienda.

Mi reflexión.

¿Qué tienen en común estos cuatro hechos? Eran cosas conocidas, se producían en escalas "poco importantes" (es incorrecto llamarlo así, lo sé, pero no se me ocurre un apelativo mejor). Y hasta que no ha ocurrido un drama mediático, la burocracia responsable no se ha puesto en marcha para arreglarlo.

Generalmente, las soluciones se proponen a voz de pronto, en medio de tensiones y con dos palabras acompañándolas: tarde y mal.

Y es en tarde en la que me fijo, pues si las normas de prevención se estudiasen y ejecutasen calmadamente, bien asesoradas, cuando se detecta que puede haber un problema, estas cosas ocurrirían en mucha menor medida. No es justo que se tenga que esperar a una tragedia para tratar de solucionar problemas latentes en nuestra sociedad porque el drama ya ha ocurrido y no se puede hacer nada. Es casi como lamentarse de un puente en mal estado solamente después de haberse derrumbado con cinco vehículos encima.

En fin, que lo que quiero decir es que las personas que tienen en sus manos "predecir" futuros problemas, debe de escuchar a la gente, no hacer oídos sordos a unas pocas voces que advierten, de ese modo, creo que las cosas pueden mejorar. Y hay cosas, iniciativas para proponer esos cambios y advertir a la sociedad. Uno de ellos es change.org y parece que tiene resultados. Definitivamente, lo que se me ocurre es gritar con todos los demás para advertir de las cosas que se hacen mal y, con suerte, que seamos escuchados antes de que sea demasiado tarde.

Espero haber logrado algo. 

Comments

Popular posts from this blog

Petición a la RAE

Las Cruzadas vistas por los árabes

Frases del cazador de corazón negro