Thursday, October 25, 2012

El cáncer de ignorar la historia pasada

Varias veces me siento preocupado por el hecho de que si no se conoce la historia, estamos condenados a repetir aciertos, pero mayormente errores. Este segmento de "Cartas del diablo a su sobrino" ofrece una reflexión interesante sobre el tema. Tras la cita, añado aclaraciones del contexto y un pensamiento particular:

Sólo los eruditos leen libros antiguos, y nos hemos ocupado ya de los eruditos para que sean, de todos los hombres, los que tienen menos probabilidades de adquirir sabiduría leyéndolos. Hemos conseguido esto inculcándoles el Punto de Vista Histórico. El Punto de Vista Histórico significa, en pocas palabras, que cuando a un erudito se le presenta una afirmación de un autor antiguo, la única cuestión que nunca se plantea es si es verdad. Se pregunta quién influyó en el antiguo escritor, y hasta qué punto su afirmación es consistente con lo que dijo en otros libros, y qué etapa de la evolución del escritor, o de la historia general del pensamiento, ilustra, y cómo afectó a escritores posteriores, y con qué frecuencia ha sido mal interpretado (en especial por los propios colegas del erudito), y cuál ha sido la marcha general de su crítica durante los últimos diez años, y cuál es el «estado actual de la cuestión». Considerar al escritor antiguo como una posible fuente de conocimiento —presumir que lo que dijo podría tal vez modificar los pensamientos o el comportamiento de uno— sería rechazado como algo indeciblemente ingenuo. Y puesto que no podemos engañar continuamente a toda la raza humana, resulta de la máxima importancia aislar así a cada generación de las demás; porque cuando el conocimiento circula libremente entre unas épocas y otras, existe siempre el peligro de que los errores característicos de una puedan ser corregidos por las verdades características de otra. Pero, gracias a Nuestro Padre y al Punto de Vista Histórico, los grandes sabios están ahora tan poco nutridos por el pasado como el más ignorante mecánico que mantiene que «la historia es un absurdo».

El redactor es Escrutopo, un viejo diablo encargado de ciertas tareas administrativas en el Infierno (el 'nos hemos ocupado' se refiere a esta administración) . El destinatario es Orugario, su sobrino, que está en su primera misión de traerse nuevos habitantes allá abajo. Con Nuestro Padre se refiere al mismo Demonio, director de tan interesante empresa. 

Lo escribió C. S. Lewis en 1942, con el tema de la Segunda Guerra Mundial como máximo asunto internacional.

De este modo, se describe como un problema el hecho de ignorar o relegar opiniones antiguas por el simple hecho de serlas. Creo que no debe confundirse la idea que se da aquí de Punto de Vista Histórico con lo que hoy conocemos como Contexto Histórico y cuándo y en qué medida debe aplicarse.